Cartas de Amor        
Postales  |   CARTAS DE AMOR  Cartas de amistad  |  Cartas de lejanía  |  Cartas  |  Ayuda 

 

Indiferencia


Mis manos temblorosas, algo sudorosas tecleaban la dirección de mi correo, aguantando la respiración, no quería perderme cada detalle, mi corazón palpitaba aceleradamente, mi vista fija en la pantalla develaba cada momento, mientras el ordenador cargaba los mensajes.

Los momentos transcurrían despacio, los segundos se transformaban en desesperantes horas, mi concentración estaba en la pantalla que no dejaba de mirar, de pronto, se abrió mi correo y me mostró todos los mensajes en la bandeja de entrada.

Con rapidez visualicé y trate de ubicar tu correo, pasaban muchos correos no deseados, algunos de amigos, pero no estaba el tuyo; nuevamente visualicé pero con más calma y traté de ubicar tu correo, pero no había nada, tan solo el vacío de la noche.

Sentí que mis ilusiones se rompían como un cristal, que mis sueños se derrumbaban como un castillo de naipes; sin decir palabra alguna me quede mirando el vacío que había a mi alrededor, tan solo la penumbra de la noche que carcomía a mi ser.

Con el pensamiento casi vacío, casi destrozado quise buscar alguna de tus explicaciones lógicas que según tu me dirías, pero era tantas veces consecutivas que no si mi tonto corazón seguiría creyéndote, lo cierto es que el problema no era de forma si no de fondo,.. había una INDIFERENCIA.

Una indiferencia que comenzó hace tiempo atrás y no quise darme cuenta, porque mis ilusiones, mis deseos, mis sueños iban más allá de lo permisible, de lo real, de lo imaginado, cuando creía en tus palabras, cuando me hacías elevar por las nubes y tocar el cielo con las manos.

Una indiferencia de corresponder al menos por cortesía mis halagos, mis locuras, mi entrega, con un hola, un que tal, pero era pedir demasiado, no sentías eso, no te nacía en galardonar mi corazón, mis sentidos, mi alma con un mensaje tuyo; simple porque no sentías la algarabía como sentía yo de tenerte.

Quizás me digas que tu forma de amar es diferente, que tu forma de algarabía es inmensa, pero a tu manera, quizás el problema sea que no puedas exteriorizar ese amor o que ese sentimiento maravilloso lo tengas inhibido dentro de tu ser o quizás te ames tanto tu que no tengo cabida dentro tu ser.

Pero lo cierto es que tu indiferencia duele, hiere, agobia mi alma, mi ser, mi corazón; quizás tenga yo la culpa por ser tan iluso, tan soñador, tan apasionado; quizás y quizás hayan muchas preguntas, poca respuestas, pero lo único cierto es que sigo en este ordenador sin lograr comprender porque la INDIFERENCIA mata al ALMA, AL CORAZÓN, A MI INSPIRACIÓN.

© 2007 Autor: Carlos Enrique, Un Ángel Enamorado
Sólo se autoriza copiar esta carta (total o parcialmente) si se da crédito al autor y se crea un enlace (link) a esta carta en esta
página.

Descarga melodías en tu movil.
Compartir
Compartir    

Envía esta carta a un amig@:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
También puedes compartir esta postal en tu red social favorita: Comparte esta postal con los amigos
© 2007 Postales Shoshan